Comunicado Público Ante el asesinato del niño LEODAN ANDRES MANCIAS, de 13 años de edad, originario de la comunidad “Rigores”, municipio de Trujillo.

Comunicado Público

Ante el asesinato del niño LEODAN ANDRES MANCIAS, de 13 años de edad, originario de la comunidad “Rigores”, municipio de Trujillo.

 

Las organizaciones que conformamos la Red COIPRODEN, exigimos castigo a los responsables, desarme y desarticulación de las bandas privadas y desmilitarización de la zona del Bajo Aguán.

Ha trascendido, por denuncia de organizaciones campesinas del Aguán, así como por la prensa y redes sociales, que el pasado 14 de noviembre fue asesinado a balazos el niño LEODAN ANDRES MANCIAS, de 13 años de edad, originario de la comunidad “Rigores”, municipio de Trujillo.

Según información de testigos presenciales, el niño y sus acompañantes transitaban realizando faenas agrícolas por la zona en disputa, con un caballo y carreta, junto a otros conocidos, todos desarmados. Dicha zona se encuentra bajo control de efectivos militares.

Los dirigentes campesinos de la zona acusan como principales sospechosos a grupos privados de seguridad y a efectivos de las Fuerzas Armadas que se encuentran en la zona y han interpuesto una denuncia ante las autoridades del Ministerio Público de Trujillo.

Hechos de esta naturaleza nos confirman que la niñez y adolescencia no ha escapado a este conflicto, como víctimas inocentes de la represión, y no es la primera vez que lo denunciamos. En agosto 2014, realizamos un estudio donde se encontraron múltiples formas de violencia contra la niñez y adolescencia, situación que fue presentada ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en ese mismo año, y en el 2015, la CIDH realizó una visita in situ a la zona del Bajo Aguán y recomendó al Estado de Honduras (recomendaciones 160 a 170 del informe de la Situación de los Derechos Humanos en Honduras 2015) realizar todos los esfuerzos necesario para poner fin a la violencia que impacta a la niñez que vive en la zona.

Por lo anterior, la Red COIPRODEN se pronuncia de la forma más enérgica, para que las instituciones del Estado Hondureño, llamadas a investigar este tipo de casos, como es la Fiscalía Especial de la Niñez y la Fiscalía Especial de Derechos Humanos, logren el pronto esclarecimiento del crimen contra el niño LEODAN ANDRES MANCIA ARGUELLO.

Exigimos que se capture y condene a quienes resulten ser autores materiales e intelectuales, y se proceda de inmediato al desarme y desarticulación de los grupos privados que portan armas con impunidad, así como a la desmilitarización de la zona para que el conflicto en mención no siga derivando en la perdida de valiosas vidas humanas.

Tegucigalpa 16 de noviembre de 2017