“La libertad de reunión y libertad de expresión de los estudiantes de la UNAH”
 
Tegucigalpa, 08 de junio de 2017
La Coordinadora de Instituciones Privadas Pro las Niñas, Niños, Adolescentes, Jóvenes y sus Derechos COIPRODEN expresa su preocupación respecto a la condena emitida por el delito de usurpación contra los jóvenes Moisés David Cáceres Velásquez, Sergio Luís Ulloa Rivera y Cesario Alejandro Félix Padilla, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).
Consideramos que las autoridades de la Máxima Casa de Estudios en sus actuaciones no deben olvidar el mandato en primer lugar hacia las y los estudiantes como su razón fundamental y buscar el cumplimiento de todos sus derechos. 
Consideramos que la Corte Suprema de Justicia debe actuar de manera objetiva según la valoración de los hechos y elementos de prueba sobre los cuales están siendo condenados los tres estudiantes universitarios anteriormente mencionados y a más de 20 que se encuentran aún en proceso. 
Según el Artículo 227. Del Código Penal que se refiere al delito de Usurpación menciona que “Quien usurpe un bien inmueble o un derecho real será sancionado con reclusión de dos (2) a cuatro (4) años, sin perjuicio de que tan pronto como se acredite en autos el derecho correspondiente” que debe tener como animo activo la intención de apropiación de un bien ajeno o de ajena pertenencia, no de un bien público.  
Las y los estudiantes en el año 2015 realizaron acciones de protesta sociales en la búsqueda de satisfacción de necesidades no cubiertas y como parte de protesta por la falta de verdadera representación en los órganos de gobierno y co-gobierno que les permiten su participación dentro de la UNAH. 
Hacemos un llamado a los órganos jurisdiccionales a valorar los hechos y las pruebas  para que no apliquen figuras diferente a la intención de las acciones realizadas en ese momento y que se enmarcan más bien dentro del ejercicio del derecho constitucional de la protesta, y como parte de sus acciones ingresan a un bien del pueblo del cual son parte. 
De igual manera exigimos al Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH) cumplir con su mandato constitucional de garantizar los derechos y libertades reconocidas por el Estado de Honduras y cumplir sus funciones como defensor del pueblo ante la problemática de las y los estudiantes. 
 
Las universidades deben ser el centro de pensamiento en el cual confía la población, dejando de lado la represión y criminalización de las acciones que las y los estudiantes practican como parte del enfoque de derechos y ejercicio de ciudadanía entre ellos la libertad de expresión, participación y la defensa legítima de sus derechos 
Desde la Red COIPRODEN reiteramos nuestro apoyo y compromiso con los derechos de la niñez y juventud y la importancia de no estigmatizarles por  su participación en las organizaciones estudiantiles. 
 
Juntos avanzamos por el respeto a los derechos de la niñez y juventud.
Red COIPRODEN.